Amando Blanquer reflexiona sobre la marcha cristiana

Se recupera el texto de una ponencia que el autor de “Entornos” realizó en Cocentaina en 1987

 PMB

Amando Blanquer2
Amando Blanquer Ponsoda (Alcoi, 1935-Valencia, 2005)

Con motivo del cincuentenario del pasodoble Paquito el chocolatero de Gustavo Pascual Falcó, una serie de actos se realizaron en Cocentaina en 1987 en conmemoración de esta composición. Entre ellos, se celebraron los Primeros Encuentros de Música Festera que constaron de tres ponencias: la primera, efectuada por la Licenciada en Historia y Bibliotecaria Municipal María Dolores Insa con el tema “La obra de Gustavo Pascual”; la segunda, corrió a cargo del escritor Alfredo Rojas Navarro “La Música de la Fiesta y su problemática actual” y la última la realizó Amando Blanquer con el título “La Marcha Cristiana” a requerimiento de Gustavo Pascual Pérez, hijo del autor del pasodoble.

La ponencia tuvo lugar el sábado 27 de Junio de 1987 en el desaparecido Cine Moderno y esa misma tarde se celebró un Gran Desfile Homenaje de Bandas de Música con la participación de 40 entidades de la Comunidad Valenciana, entre las que estuvo presente La Primitiva de Alcoy.

 

LA MARCHA CRISTIANA: AMANDO BLANQUER

Cuando fui invitado a participar en el cincuentenario que se está celebrando estos días en Cocentaina para conmemorar la composición del pasodoble Paquito el Chocolatero de Gustavo Pascual Falcó, en lo que se refiere a la ponencia para los encuentros de música festera, Gustavo Pascual, hijo del homenajeado me sugirió el tema de la marcha cristiana. Acepté gustoso tanto la participación, que ya he hecho desde otro ángulo, así como el propuesto para la conferencia. Y aunque mi intención era ir comentando las experiencias personales en el campo de la composición musical para las fiestas de moros y cristianos al pedírseme que enunciara los apartados en que se de sarrollaría la ponencia para publicarlos en el boletín “Timbals 87”, preferí redactarla para que la conversación no nos alejara demasiado del tema propuesto. Así pues mi comentario versará sobre tres puntos concretos que considero de interés en el tema que nos ocupa.

ANTECEDENTES DE LA MARCHA CRISTIANA

Blanquer-Amando-05
Un jovencísimo Amando Blanquer

Sobre la música festera se ha escrito mucho, idealizado y poetizado aún más y la verdad es que, si bien la fiesta de moros y cristianos está enraizada en el alma de los pueblos que las celebran, en conciencia no podríamos hablar de fiestas de moros y cristianos en abstracto, porque cada pueblo tiene unas particularidades que nada tienen que ver con las del vecino y la música, elemento esencial de la fiesta, necesariamente ha de ser distinta. Podemos hablar de fiestas de moros y cristianos globalmente en sus aspectos externos y propagandísticos pero no en sus contenidos espirituales. De ahí que un comentario general sobre la marcha cristiana no tendría sentido si no fuese acompañado de los contenidos espirituales a que acabo de referirme. Por eso es conveniente desde el principio decir que mis vivencias festeras son las de las fiestas sanjorgianas de Alcoy. Desde esa perspectiva voy a enfocar este comentario. Yo creo que la música festera mal que nos pese y aún siendo imprescindible para la representación de los diversos actos de que consta la fiesta es un tópico del que no es fácil salir. Y es que salvo excepciones, toda sirve para casi todo por lo que resiste mal un análisis mínimamente riguroso. Se me dirá que esta música no es para filosofar, que ante toda ha de servir al sentimiento popular, intrascendente y libre de problemas intelectuales, pero ésta es una verdad a medias porque las apariencias engañan. Algunas de estas piezas aparentemente simples a veces adquieren enorme dimensión y popularidad influyendo decisivamente en la nutrición espiritual del sentimiento popular. Si aceptamos únicamente este criterio de intrascendencia y carencia de intenciones intelectuales, la música festera podría caer en rutinas y banalidades difíciles de superar. Hace falta el espíritu de lo popular pero también el saber musical, que el compositor adquiera el compromiso de que la música festera puede y debe ser también obra de arte.

La verdad es que se han escrito muchas, muchísimas piezas para las fiestas de moros y cristianos pero también es cierto que existen pocas composiciones con auténtica categoría musical. Es este punto cualitativo el que me interesa destacar.

Cuando aparece Aleluya, primera marcha cristiana compuesta para la entrada de cristianos en 1958, el panorama musical festero era bastante rutinario. Por una parte, los pasodobles dianeros cuando no se inspiraban en temas populares, y lamentablemente eran pocos, tomaban como modelos los llamados pasodobles “sentats”, que dicho sea de paso tanto agradan al festero. Si existía algún caso, y lo había, de trascender al ideario convencional establecido no se sabe por quién para el pasodoble dianero, por sus componentes a veces poemáticos, obras de pura técnica compositiva, no conectaban con el ambiente “fester” cuyo interés a veces no se corresponde con el general de la fiesta y éste sin mayor preocupación, lo rechazaba. Aquí quisiera señalar que el “fester” no siempre se siente protagonista, en muchas ocasiones él mismo se cree que es la fiesta. No hace falta decir que los tipos de pasodobles descritos corresponden a mentalidades musicales distintas. Mientras en el primer caso se podría presuponer la existencia de un compositor rutinario, con escasa formación, sin apenas ideal, que compone a medida del consumidor, en el segundo caso se detecta al compositor que quiere sublimar la fiesta, la idealiza para llenarla de contenidos artísticos. Su esfuerzo por introducir en un binario (la música festera es para desfilar) un caudal de intenciones estéticas y planteamientos sonoros y temporales no se ve compensado por la actitud del “fester” ni por los “críticos” de la fiesta. Estas obras mueren con su nacimiento y quizá si tienen suerte se interpretarán en algún concierto monográfico o en la calle que es para donde fueron escritas.

A la marcha mora le ocurre otro tanto. El que los festeros en determinado momento hayan alimentado la composición de “arreglos” de músicas cinematográficas para la entrada de moros, pienso por ejemplo en los casos de Dalila o Éxodo, no les deja muy bien parados, ni tampoco a los músicos que los realizaron, pero esa era, mal que nos pese, una realidad en las décadas de los 50 y 60. A los festeros les bastaba y sobraba con una fórmula rítmica en la percusión y una línea melódica contrastante (fuerte-piano) al margen de valoraciones cualitativas. Esta actividad a mi entender dio origen a una proliferación de compositores de pasodobles y marchas moras surgidos bajo el efecto de un éxito fácil. Claro cuando se cree que un pasodoble o una marcha mora es algo que no precisa de una caracterología sonora concreta y sólidamente definida, sobra todo comentario. La realidad es que tanto el pasodoble dianero como las marchas mora y cristiana son algo más que un canto a la fiesta, es el lenguaje propio y específico de la fiesta. Eso lo sabían muy bien nuestros compositores de principios de siglo que por razones de la coyuntura social que les tocó vivir no les quedaba otro remedio que componer casi exclusivamente para la fiesta de moros y cristianos. Para ellos en la estructura formal del pasodoble o la marcha mora se hallaba implícito el lenguaje de las ideas sonoras y de la emotividad, el sonido era su esencia. Por ejemplo hay muchas marchas moras que apenas contienen un discreto aparato percutivo. En el sonido, entiéndase melodía y armonía ¡y cómo lo cuidaban! Y en el tiempo, entiéndase ritmo o duración temporal del sonido “tempo” se halla todo el poder emotivo de la música festera de la primera mitad del siglo. Ni un giro melódico banal, ni una modulación inoportuna, ni un solo pasaje sin interés. Eran éstos, músicos auténticos compositores con excelentes ideas, con sentimiento y con oficio. Para mí, la música escrita en este periodo es el que mejor refleja el sentimiento popular de la fiesta. Pero lamentablemente estos autores no encontraron continuadores y más que una evolución lo que conoce la música festera a partir de los 50 es una crisis de la que todavía no hemos salido. Las personas que por entonces ya teníamos algún grado de conciencia de ello y queríamos aportar nuestro granito de arena para que la música festera, enriquecida con las conquistas estéticas de la música de nuestro tiempo no quedara estancada, fracasamos. Corrían nuevos tiempos y lo que se imponía no eran partituras con contenidos estéticos sino fórmulas estereotipadas para desfilar. Ello no quiere decir que no apareciese ninguna composición con ideales estéticos pera era la norma. Con este panorama pocas cosas nuevas podían plantearse, no obstante había que intentarlo aun presintiendo que estaban abocadas al fracaso. Entre las nuevas formas de expresión de la música festera se hallaba la marcha cristiana que ofrecía un panorama atractivo precisamente por su virginidad.

COMPONENTES FESTEROS Y ESTÉTICOS DE LA PRIMERA MARCHA CRISTIANA

La marcha fue estrenada por La Primitiva el 20 de Abril de 1958 y dos días después sonó con la Escuadra Especial de los vascos bajo una incesante lluvia
La marcha fue estrenada por La Primitiva el 20 de Abril de 1958 y dos días después sonó con la Escuadra Especial de los Vascos bajo una incesante lluvia

Plantearse la composición de la marcha cristiana no era tarea difícil, se trataba de acertar o no y eso era otra cosa. Si la Diana tenía sus pasodobles bien definidos, la Entrada de Moros sus marchas con una caracterología sonora inconfundible, la Entrada Cristiana precisaba de una música capaz de reflejar el dinamismo, la luz y la alegría de este acto, pero la música no podía ser dianera con timbales ni mora sin timbales, por decirlo de alguna manera, precisaba de sus propias partituras, partituras que estuviesen impregnadas de la espiritualidad de la que antes me refería, de ningún modo debían de ser un simple exponente de fórmulas que de inmediato se convertirían en rutina. Había que tomar un modelo de expresión similar al de nuestros antepasados, o dicho de otro modo, la estructura formal de la marcha cristiana tenía que ser distinta para cada composición.

El proceso creador de la música festera no es ajeno a la personalidad humana del compositor, su música es reflejo fiel de las vivencias espirituales y afectivas en que se halla sumergido. Si analizamos el proceso de la creación musical para encontrar las pautas de la expresión, y la marcha cristiana no es otra cosa que un acto de expresión musical, no es que descubriremos la trascendencia de la obra sino lo que es más importante cómo vive el compositor esta trascendencia, cómo vive la obra en su más recóndita intimidad. Era pues necesario un estado anímico y psicológico adecuado para la creación de este nuevo género que es la marcha cristiana.

Como toda obra de arte, la marcha cristiana por ella misma no existiría, únicamente puede existir en la medida en que sea capaz de poseer un mundo bien definido, suficiente y autónomo. Una vez creada escapa de las manos de su autor para proseguir una vida independiente. Destinada pues a vivir al margen de su creador éste la llena de todo aquello que le satisface, únicamente así es posible que trascienda a la personalidad del autor. Todo análisis posterior nos libera de una valoración de futuro. La actividad creadora nace, se desarrolla y muere en la obra misma. Por eso no se puede sostener el criterio de que determinado autor en tal o cual pieza sentó las bases de un nuevo género. Es falso. Cada composición, si es auténtica, tiende a su perfección formal, por eso se distinguen perfectamente los originales de los plagios.

Sentadas las premisas para el enfoque ético de la marcha cristiana se imponía la reflexión estética.

La música en general está encerrada irremisiblemente en tres grandes apartados: sonido, tiempo y timbre. El sonido es la especulación de la melodía y armonía, el tiempo lo es del ritmo y el timbre es la especulación instrumental o coloración del sonido. El primero de estos elementos es una materia dócil, moldeable, capaz de expresar clara y determinante los sentimientos más ocultos del compositor a través de la melodía y la armonía. El tiempo además de referirse a la síntesis temporal, a la frecuencia de los periodos y las frases, etc., se relaciona también con las sensaciones emocionales que produce el “tempo”. Piénsese por ejemplo en la sensación tan distinta que produce un pasodoble o una marcha mora. Finalmente el timbre no es otra cosa que la coloración del sonido y en la música festera el color sonoro es baza de primerísima importancia. Sonido, tiempo y timbre son las bases del pensamiento musical, por eso cuando analizamos las composiciones maestras de los compositores más importantes de la historia llegamos a la conclusión de que la música, además, es el arte de la lógica y la razón.

Vistas así las cosas sólo quedaba escoger el camino de la expresión. Naturalmente, mi referencia festera, como ya he dicho antes, es netamente alcoyana: si la diana es alegre y espontánea, la entrada de moros es fastuosa y nostálgica, la entrada de cristianos bien podía ser una manifestación solemne y heráldica. Este criterio es el que corresponde a los postulados estéticos de mis marchas cristianas Aleluya y Salmo, postulados que no suele aceptar el festero de buenas a primeras. Y es comprensible que así sea. El automatismo, el hábito a la rutina, consecuencia de la reiterada audición de partituras más o menos apropiadas, crea esta situación. Pero en mis marchas cristianas hay otro componente que si bien no está tomado al pie de la letra sí ha servido como motivo de inspiración, me estoy refiriendo al coral litúrgico en su aceptación armónica moderna. Creo que este género musical supone una original aportación las fiestas de moros y cristianos.

Existen otras posibilidades para la marcha cristiana tantas como la fantasía y la capacidad del compositor sea capaz de encontrar. La búsqueda de nuevas formas de expresión es lo que ha de dar sentido a la música festera del futuro, es la única actitud válida del compositor ante el dilema de la creación musical en las fiestas de moros y cristianos.

FUTURO DE LA MARCHA CRISTIANA

El mismo año del estreno de "Aleluya" coincidió con la famosa nevada (Foto: Crespo Colomer)
El mismo año del estreno de “Aleluya” coincidió con la famosa nevada (Foto: Crespo Colomer)

Aunque no es fácil pronosticar qué será la marcha cristiana en un futuro, ni tampoco la marcha mora a pesar de su aparente estabilidad, lo cierto es que los compositores que han escrito para las fiestas de moros y cristianos lo han hecho más bien desde una perspectiva musical que festera, aunque también hay quién ha intentado aunar ambas cosas, pero cuando se trata de verdaderos creadores siempre encuentran motivos de inspiración donde quiera que los busquen: en la música popular, en el ritmo, en la técnica musical, etc., enriqueciendo considerablemente el acervo musical de la fiesta. El futuro de la música es imprevisible, algunas partituras festeras se han nutrido de elementos técnicos de altos vuelos, desarrollando con maestría un amplio concepto de la tonalidad o basándose en sistemas politonales de gran efectividad, pero evidentemente otros sistemas como el atonalismo, serialismo, dodecafonismo, etc.. son posibles pero de difícil asimilación, aunque para su adopción lo que falta no son los sistemas sino el músico capaz de asimilarlos, sintetizarlos y adaptarlos a la fiesta. Si ello ocurriese no deberíamos sorprendernos tampoco si algún día viésemos amenizando la fiesta en lugar de una banda de música un vehículo cargado con varios sintetizadores. Los descubrimientos tecnológicos de nuestro tiempo han puesto en nuestras manos innumerables recursos para la producción del sonido. No debemos sorprendernos de nada de lo que pueda ocurrir en un futuro más o menos lejano pero sí inquietarnos si no surge un espíritu renovador.

AMANDO BLANQUER PONSODA

Valencia, 26-Junio-1987

 

 

La misteriosa alumna de Juan Cantó

La imagen de un joven Juan Cantó Francés inspira un singular artículo de Jaume Jordi Ferrando

Juan Cantó (Alcoi, 1856-Madrid, 1903)
Juan Cantó (Alcoi, 1856-Madrid, 1903)

PMB
Jaume Jordi Ferrando, percusionista de La Primitiva,  es el autor de un texto que aparece en la página Tipografía La Moderna con el título Dones i música: a propòsit d’un retrat de Juan Cantó.

En dicho artículo, la aparición de una fotografía prácticamente inédita del autor de Mahomet en el Fondo Fotográfico de la Universidad de Navarra con una dedicatoria a una alumna llamada Amalia, le lleva a investigar sobre la figura de esa enigmática mujer y a comentar el papel de la mujer en el escenario de la pedagogía musical de finales del siglo XIX.

De todos es sabido la especial entrega que Ferrando profesa por este tipo de temas histórico-musicales. Hace unos meses, aparecía en esta misma página otra colaboración sobre la figura del músico alcoyano afincado en Barcelona Eliseo Martí.

“Salve Marinera” en el Círculo Industrial

Un grupo reducido de La Primitiva interviene en la presentación de la II Edicion de la Regata del Círculo Industrial

 PMB

Foto extraída de pagina66
Foto extraída de pagina66

CARTEL REGATA 2014Un grupo reducido de la banda intervino el pasado 15 de julio en el Círculo Industrial con motivo de la presentación de la II Edición del trofeo Regata Vela Crucero Círculo Industrial de Alcoy y el Club Náutico Campello que se desarrollará el próximo 13 de septiembre en El Campello. En este acto junto con las oportunas presentaciones, el grupo interpretó Chordiet de Gregorio Casasempere Juan, El K’Sar el Yedid de Camilo Pérez Monllor y la Salve Marinera del mismo autor, junto con el coro masculino de la Sociedad El Trabajo.

La idea de la aparición de la banda en este acto surgió durante la grabación de la nueva entrega de Converses de Cultura de pagina66 sobre Camilo Pérez Monllor  que este mes está dedicada a Salve Marinera, y que la banda interpreta junto con la misma coral masculina.

En el reportaje intervienen Blanca Cortés, profesora y cantante vinculada a dicha Sociedad y Pepe Abad, responsable de la Sección Náutica del Círculo Industrial.

 

La Orquesta de Jóvenes de la Provincia de Alicante triunfa en Viena

Marc Sirera, contrabajista de La Primitiva, es uno de los siete miembros de estas comarcas en la OJPA

PMB

image[1]La Orquesta de Jóvenes de la Provincia de Alicante dirigida por Francisco Maestre participó los pasados días 5 y 6 de Julio en el prestigioso certamen Summa Cum Laude de Viena que les reportó una tercera posición.

El programa que interpretaron en las salas Bad Traunstein y en la sala Muth fue: Danza Macabra Opus 40 de Camille Saint-Saëns; Concierto nº1 para Contrabajo y Orquesta de Rolf Martinsson; Libertadores de Óscar Navarro y el Preludio de La Revoltosa de Ruperto Chapí.

El próximo mes de agosto, la OJPA participará también en el II Festival Internacional de Orquestas de Jóvenes junto con las orquestas de jóvenes de Roma, Granada y la del Teatro Mariinsky de San Petersburgo que se desarrollará en el ADDA y en el Auditorio de Moraira.

En breve, el propio Marc nos ofrecerá un artículo contándonos sus anécdotas y vivencias de tan gratificante experiencia.

 

 

 

 

 

Cober, Corporon, Pirola y Pascual-Vilaplana en los Cursos de la Universidad de Alicante

La X Edición del Curso de Dirección de los Cursos de Verano de la Universidad de Alicante se celebra en Villena

 NOTA DE PRENSA

xcursodireccionbandasDel 15 al 18 de julio de 2014 tendrá lugar la X Edición del Curso de Dirección que dentro de los Cursos de Verano de la Universidad de Alicante, se celebra en Villena, en colaboración con la Sede Universitaria de esta ciudad y la Banda Municipal de Villena. En las ediciones anteriores, siempre bajo la dirección de Pascual-Vilaplana, el curso ha tenido ilustres profesores invitados como: Bert Appermont, Franco Cesarini, Jan van der Roost, André Waignein, Alex Schillings, Lorenzo della Fonte, J. Vicent Egea, Ferrer Ferran…

Carlo Pirola
Carlo Pirola

En esta décima edición y como consecuencia de la alta calificación que los más de 500 Alumnos le han otorgado en las encuestas que cada año se elaboran, la Universidad de Alicante planteó una edición especial del mismo al director Pascual-Vilaplana. Así pues, este año se cuenta con una edición extraordinaria  que contará con tres profesores invitados de gran prestigio internacional como son: Eugene M. Corporon, director del Departamento de Dirección de la North Texas University y considerado una de las mayores autoridades mundiales en el mundo de la Pedagogía de la Dirección Orquestal; Jan Cober, profesor de dirección del Conservatorio de Maastricht y director de la Joven Banda de la Comunidad Europea; y Carlo Pirola, compositor y profesor de Instrumentación Bandística del Conservatorio G. Verdi de Milán.

Jan Cober (Born, 1951)
Jan Cober

Todos ellos, junto con el director del curso, Pascual-Vilaplana, impartirán un intensivo curso con la colaboración de la Banda Municipal de Villena en el Teatro Chapí de la ciudad. Además, en esta edición, entre los participantes activos del curso se desarrollará un concurso de dirección, siendo el primer premio del mismo la posibilidad de dirigir un concierto como director invitado al frente de la Banda Municipal de Alicante para la Temporada de Conciertos 2014-2015. Cerrado ya el plazo de matriculación, un curso de estas características ha suscitado un enorme interés, recibiendo más de treinta inscripciones para las diez plazas de activo, con lo cual se ha debido de hacer una selección previa, y más de treinta matrículas en calidad de oyente. Los más de cuarenta alumnos inscritos provienen de distintas regiones españolas, así como de Italia y Portugal. El concierto de clausura con la Banda Municipal de Villena, dirigido por profesores y alumnos del curso tendrá lugar el viernes 18 de julio a las 22.00 h. en el Teatro Chapí de Villena.

Eugene Migliaro Corporon
Eugene Migiliaro Corporon

 

Nueva actuación de La Primitiva en Alicante

La banda interviene en la Entraeta en el barrio alicantino de San Blas

 PMB

San Blas  La banda interviene el próximo sábado 12 en la Entraeta que se realizará a partir de las 24 h. en el barrio de San Blas de Alicante. Acompañará a algunos miembros de la Junta de Fiestas y a la filà Caballeros Hospitalarios que homenajearán a Uzul el M’Selmein de Pérez Monllor en su centenario.

Esta filà relativamente joven fue fundada en 1984 con la unión de varios festeros que abandonaron sus filaes respectivas, en general, de los Abbasíes, Alfaquíes y Abencerrajes. Su primera entrada oficial fue en 1986, presentando traje propio, armas y escudo, fusionándose posteriormente en 1992 con la filà Marrakets.

La Escuela de Música cierra el curso 13/14 tras celebrar la octava Semana Cultural

El director de la escuela José Antonio García Casasempere nos relata cómo fue la semana cultural y las audiciones de fin de curso

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

JAGC

El curso académico 2013/14 ya es historia. Un año más, y ya van ocho, la Escuela de Música “Amando Blanquer” ha decidido dedicar los últimos días de clases a realizar otro tipo de actividades, muy diferentes a las que estamos acostumbrados a ver a lo largo del curso.

La Semana Cultural arrancaba el 23 de junio con una visita a las instalaciones de Radio Alcoy. Tanto el Director, Juan Raduán, como Gonzalo, uno de los técnicos, fueron los encargados de enseñarnos uno de los medios de comunicación insigne en la sociedad alcoyana. La relación con el ámbito musical quedó plasmada tras reflexionar sobre algunos asuntos: las cualidades del sonido, la transmisión de éste a través de las ondas, etc. Ese mismo decía, los más pequeños contaron con una merienda, acompañada de juegos infantiles.

Ya el 24 de junio, el profesor Marcial Muñoz iniciaría la jornada con una formación, destinada a los diferentes cursos de Lenguaje Musical, sobre armonía. Junto a los pasatiempos musicales, se recuperó una de las actividades que ya había sido realizada anteriormente: la posibilidad de asistir a un ensayo abierto y que contara con las explicaciones del Director, Àngel Lluis Ferrando. De esta manera, los asistentes pudieron conocer aspectos como las principales características de algunas de las obras trabajadas, los instrumentos que caracterizan a una formación bandística, etc.

Por lo que respecta al miércoles 25 de junio, decir que fue uno de los días que más disfrutaron los alumnos asistentes. La jornada empezó con un taller de rap y de estilos contemporáneos a cargo del rapero ibense KUEMA. Los asistentes pudieron conocer más a fondo este tipo de música, llegando a participar incluso con sus instrumentos para poder realizar diferentes ejercicios de improvisación. Acto seguido, alumnos y profesores se trasladaron hasta el Archivo Municipal, donde Àngel Lluis Ferrando explicó los libretos y las partituras históricas que, hoy en día, podemos encontrar allí.

Y con la llegada de los días 26 y 27 de junio, fue el turno para las populares audiciones de verano. Este año, con una nueva ubicación: la sala principal de la primera planta. El jueves pudimos escuchar las siguientes especialidades musicales: Violín, Violonchelo, Fagot, Guitarra, P   iano, Canto y Conjunto Coral. Ese mismo día, uno de los momentos más esperados llegaría con la actuación de la Rondalla del Grup de Danses Carrascal, cuya actuación quedó justificada en el hecho de que el próximo curso la Escuela de Música se adhiere a la impartición de una materia relacionada con este tipo de formación conjunta. Por su parte, el viernes fue el turno de: Trombón, Tuba, Bombardino, Trompeta, Percusión, Oboe, Saxofón, Flauta, Clarinete y Conjunto Instrumental. Si bien el viernes la asistencia de público fue un poco menor que lo habitual, lo cierto es que los educandos estuvieron acompañados en todo momento por fuertes aplausos.

Desde la Escuela de Música “Amando Blanquer” queremos agradecer la buena acogida que han tenido estas actividades entre nuestros alumnos. A todos ellos les deseamos un feliz verano, recordándoles que la actividad académica regresará el próximo mes de octubre.