Una nova donació per a La Primitiva

La família de l’oboista Miguel Bou Llàcer ha cedit música per a l’arxiu històric de La Primitiva

Miguel_Bou_Llacer
Miguel Bou Llácer (Alcoi, 1921-1962)

 

PMB. Des del CIM Apolo volem agrair i difondre la donació que ha tingut a bé realitzar els familiars de qui va ser oboè de La Primitiva, Miguel Bou Llácer (Alcoi, 1921-1962). Va ingressar a la banda en 1935 i després de la guerra civil, ja apareix com a corn. Va pertànyer a alguna companyia lírica a jutjar pels papers donats, no sabem si seria el ‘teatret de Apolo’, que va tindre el seu major esplendor en els anys 30.

Ja com oboè, és conegut també per ser el músic que escrivia i recitava els poemes abrilenys festius en els inicis dels concerts de Rams en la dècada dels 50 mentre La Primitiva estrenava les primeres obres d’Amando Blanquer. L’escriptor Adrián Miró (1) així ho consta en la seva biografia del mestre Blanquer: ”Otra obra de esta época alcoyana fue la Fiesta Gitana, esbozo de poema sinfónico para banda, con no pocas concesiones de fácil folklore, muy en consonancia con las películas andaluzas de Miguel Ligero y Estrellita Castro, de las que abusaba el cine español de aquellos tiempos. Un amigo, Miguel Bou, redactó un prólogo literario, que leyó con su voz campanuda de actor de las Fiestas en el habitual “repaso de pasodobles” que se celebra todos los años antes de la festividad de San Jorge”. L’oboista i rapsoda també és conegut per posar lletra al pasdoble de Gregorio Casasempere Juan, Peña Fontilles (1952).

Música_Miguel_BouEn el material donat apareix el mètode d’oboè publicat en 1870 d’Enrique Marzo y Feo i el famós mètode de solfeig de Hilarión Eslava. La sarsuela és àmpliament representada amb els papers de les veus de Los gavilanes, La tabernera del puerto o Maruxa editades per Unió Musical Española, S.A.  En els materials manuscrits ja apareix escrit per ell mateix el paper de baríton de La del manojo de rosas.

Novament, estem agraïts per esta donació animant a tots aquells que poden contactar amb nosaltres si tenen partitures a casa que puguen ser importants i d’interès amb valor històric.

(1) MIRÓ, Adrián: Amando Blanquer, en su vida y en su música, pág. 17 (Obra Cultural caja de Ahorros de Alicante y Murcia, 1984)

Gala Lírica en homenatge a Federico Chueca

En aquest nou muntatge de l’Agrupació Lírica El Trabajo participen membres de La Primitiva

Gala_Lirica_El_TrabajoPMB. L’Agrupació Lírica El Trabajo ofereix una Gala Lírica en homenatge a Federico Chueca el proper diumenge 3 d’octubre a les 19 h. al Teatre Calderón. L’autor d’Agua, azucarillos y aguardiente estarà present en tots els números de la gala en què s’aniran alternant orquestra, cors i solistes. L’Orquestra Simfònica d’Alcoi i el ballet d’Inma Cortés acompanyaran diversos solistes com la soprano Gema Soler, els tenors Alberto Ballesta o Alfonso Marco. Membres de La Primitiva participen en aquesta gala com la soprano Mar Fernández que inicia el seu camí amb aquesta agrupació i Javier Pérez com a director de cors. Aquest muntatge veu ja la llum després d’haver estat un projecte cultural més dels interromputs per la crisi sanitària. Venda de localitats: www.ticketalcoi.com

Es prepara un ‘Alé de Festa’

Dins del programa, s’estrena La nova anormalitat d’Óscar Martínez al Teatre Calderón

PMB. El 23 i 24 d’abril es celebra al Teatre Calderón una nova gala festera amb el nom Alé de Festa. Presentat per Eugeni Alemany, l’acte compta amb la participació de l’Agrupació Musical Serpis d’Alcoi. Al costat de la banda, apareixerà en escena el ballet de Virginia Bolufer.

Per altre costat, el Quadre Artístic de l’Associació de Sant Jordi estrenarà uns nous textos del nostre company Óscar Martínez sota el títol La nova anormalitat. En ells s’abordarà sempre des d’un punt de vista humorístic com serà la Festa en un futur passats aquests temps de pandèmia. Un dels sketchs serà interpretat pel mateix autor acompanyat del seu fill Adrián. (Teatre Calderón, 23 -20 h.- i 24 -19.30 h.- abril.  https://home.ticketalcoi.com/)

 

Javier Pérez actua en un muntatge musical a Cocentaina

Es uno dels membres de The J@vis Lyrics que participen en el nou muntatge del Grup de Teatre El Patronat de la Vil.la Comtal

Javier Vidal, Javier Pérez i ‘Jovi’ Gonzálbez composen The J@vis Lyrics

PMB. El Centre Cultural ‘El Teular’ de Cocentaina acull el dissabte 5 d’octubre a les 20 h. dos espectacles presentats pel Grup de Teatre El Patronat a benefici d’AFAMA (Associació Familiars i Amics Malalts d’Alzheimer). El primer d’ells és El corazón del mar del ballet d’Inma Cortés i Jordi Hinojosa, de tall ecològic i amb el segon es celebra el desè aniversari d’aquests muntatges que organitza tots els anys el Patronat amb el musical Diez + Uno, que ofereix una selecció dels millors moments dels musicals com Toda una vida, Nativity o Yo, Camilo que compta amb la participació dels cantants Felipe Garpe, Lucía Molina, José Faes i del grup The J@vis Lirycs compost de ‘Jovi’ Gonzálbez, Javier Vidal i Javier Pérez.

Els membres d’aquesta nova formació es van conèixer cantant com coristes a l’Agrupació Lírica ‘El Trabajo’. ‘Jovi’ Gonzálbez va ser protagonista de les sarsueles Los claveles i La generala, participant en alguns muntatges com Yo, Camilo o Nativity, dirigits per Paco Gisbert, encarregat també d’aquest Diez + Uno. Javier Vidal ha participat en nombroses gales i concerts lírics sent protagonista de Agua, azucarillos y aguardiente, mentre que Javier Pérez va acabar els seus estudis de cant obtenint el Premi Final de Grau, havent actuat com a corista i protagonitzat algunes òperes i sarsueles de les que ens hem fet ressò en aquesta pàgina com els papers d’Enrico a Il campanello de Donizetti i de Putifar en La corte de Faraón.

Homenaje: Rosita Vicedo, lírica y caridad

Con motivo del fallecimiento de la cantante lírica, publicamos este artículo de Juan Javier Gisbert Cortés que vio la luz en la revista Lilia de 2006 junto con un emotivo añadido final. Descanse en paz.

Rosita Vicedo Asensi, recientemente fallecida

Conocí a Rosita Vicedo Asensi allá por los años finales de los setenta, cuando la Transición Democrática se estaba desarrollando, cuando todavía nuestra Constitución no había nacido, eran momentos convulsos, tensos, casi presagiaban el final de épocas pretéritas. Por aquellas calendas el nombre de Rosita Vicedo ya sonaba como un gran hito en la lírica amateur alcoyana. Los aficionados comarcales recordaban cariñosos y nostálgicos aquellos Bohemios (1954) o su querida zarzuela La del Manojo de Rosas (1954), fueron sus primeros pasos, aquellas partituras a las cuales siempre permanecerá unida. Hablar de Pilar Mompó -la excelente pianista- o de Gregorio Casasempere Juan -el popular director y compositor- será mencionar algunos de los nombres que la rodearán constantemente en su buen quehacer musical, así como su tutor espiritual, el sacerdote Cirilo Tormo Durá, gran amigo de la familia Fuster-Vicedo.

Rosita fue una soprano nacida en la alcoyanísima calle de la Cordeta, muy cerca de la emisora Radio Alcoy-E.A.J. 12, en el edificio “Barchellet”, donde su padre desempeñaba el cargo de chofer. De su madre Amalia aprendió el difícil arte de cantar, de expresar el contenido de la partitura -porque así lo ha hecho siempre Rosi-, ya que su progenitora fue una aventajada soprano de Xixona, de bellísima voz, quien en sus años de juventud interpretó algunos papeles solistas, citando de entre ellos El puñao de rosas.

Pronto nuestra amiga, destacó en el Coro Femenino de San Roque y de la mano de Doña Pilar Mompó debutó como solista, cantando “Reverie” de Schubert. En las celebraciones eucarísticas sanroquianas la voz de La Vicedo fue sonando con ímpetu, cautivando a los feligreses. En enero de 1954, y sobre las tan recordadas tablas del Teatro Circo se representó Bohemios de Amadeo Vives, contando como pareja con el tenor y paisano Antulio Abad. El actor de carácter Emilio Vilaplana “Capeta”, sería el encargado de dirigir escénicamente el conjunto. Aplausos y grandes comentarios tuvieron las dos funciones de aquel frío martes de invierno. La recaudación de la misma fue a beneficio del Asilo de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de Alcoy.

Y como una premonición, como un designio del cielo, Rosita siguió cantando siempre a beneficio de alguna entidad necesitada, pensando siempre en ofrecer las notas de su garganta en pro de los centros dedicados a crear el bien. A estas zarzuelas y en el mismo año le siguieron títulos tan conocidos y populares como: La Gran Vía, La Revoltosa, La canción del olvido o su celebérrima La del manojo de rosas. Alternó en escena con Enrique Llácer, Antulio Abad, Enrique Ferre o Francisco Baldó, siendo dirigida por la batuta del citado Casasempere o por el casi hoy olvidado Castro Gamarra.

Pero los amores llegan, y la jovencita Rosita se enamora perdidamente de Marcelino Fuster Cano, un hombre con quién compartirá toda su vida, hasta el momento del adiós terrenal, acontecido en 1990. Antes de unirse en matrimonio con Marce en 1958, cantará la partitura de Sorozábal -y con ella serán mas de treinta las ocasiones- donde encarnaría el papel de la florista Ascensión. Después del enlace eclesiástico, la soprano dejó los escenarios, su esposo no se mostraba muy de acuerdo con verla maquillada sobre las candilejas de los teatros. Eran otros momentos, otras modas, periodos muy diferentes a los actuales, para ellos tendremos que pensar en pretérito y podremos comprender su alejamiento escénico. Tampoco sirvió para nada aquella carta firmada por Marcos Redondo -el legendario barítono español- quién le preguntaba en unas emotivas líneas: ¿No le interesaría una pequeña tournée con este humilde barítono?

Pero sus trinos, gorjeos y agudos siguieron sonando en las iglesias, en los conventos, en las  celebraciones dedicadas al Señor o a la Santísima Madre. Ella estrenó en Alcoy -en bodas y bautizos- el Ave María de Gounod, su gran caballo de batalla o el Panis Angelicus de Cesar Franck. Esporádicamente actuaría con Baldó -con quién le unió una perfecta y armónica simbiosis vocal- en las fiestas de San Roque o en algún festival en el Cine-Teatro Goya. También cantó en el Círculo Industrial, compartiendo terna con el tenor profesional y gran amigo suyo, Fernando Bañó Ferrando (1977). Durante los veintitrés años que permaneció alejada del “glamour” de la escena, dedicó su vida a los actos caritativos, a esas grandes cosas que salen del alma y que nunca se cuentan, aquellas de “entregarse por el bien del desvalido”. Porque Rosita es una persona de firmes convicciones espirituales, donde la constante de su vida ha sido “Una obra de amor” hacia los demás.

“La del manojo de rosas” (1980)

Con las Bodas de Plata de la Casa de Reposo Mariola-La Asunción -nuestro querido Preventorio-, se propuso -a sugerencia de Juan Jover Pascual- la reposición de La del manojo de rosas, pero con un bonito aliciente, que fuese interpretado por los mismos que la estrenaron allá por 1954. La idea cuajó y todos juntos como una piña se pusieron manos a la obra, en esta ocasión dirigidos escénicamente por Candela Reig y musicalmente por Casasempere Gisbert. El salón de actos del colegio de San Roque albergó los ensayos; las ilusiones afloraban en la piel y puedo afirmarlo porque fui testigo de la puesta en escena y de las noches previas al estreno, acontecido el 4 de Octubre de 1980. Tal fue el éxito cosechado que después de varias representaciones, se vieron obligados a llevar la función sobre el escenario del Teatro Circo. Aquel bellísimo espacio escénico que desapareció por “algunos intereses políticos y quién sabe si urbanísticos que nunca han sido esclarecidos” y que quizás algún día podamos conocer. Pero esto es madera para tratar en otros foros.

Alcoy se rindió ante La Vicedo, de nuevo todos esperaban verla en escena y seguidamente vinieron grandes títulos: Luisa Fernanda (1983), Bohemios (1985), La Calesera (1987), La Montería (1989), El Rey que rabió (1990), y La del manojo de rosas (1990), así como su homenaje de despedida en la Antología de la Zarzuela de 1992, compartiendo estrellato con Miguel de Alonso, Ignacio Encinas, Mario Ferrer, Juan Piqueras, Antonio Olcina, Pilar Blanes, José Zamora o el veterano Baldó.

Un joven Juan Javier Gisbert y Rosita Vicedo (Foto cedida por Juan Javier Gisbert)

Nuestra soprano debemos catalogarla de lírico ligera (aunque siempre se la ha definido como Tiple Ligera), de bonita y dulce voz, bien timbrada, de frescos acentos, con una clara dicción que la hizo entender en todo momento. Su fraseo fue convincente, y debemos asegurar que sintió todos y cada uno de los papeles que interpretó, consiguiendo atraer constantemente la atención del público. Aunque acusada en algunos sectores críticos “de Diva”, creo que debemos definirla como una perfeccionista “in extremis”, cosa que la hizo ser exigente con todos sus compañeros y directores. Tuvo un amplio registro sonoro, aunque en las zonas extremas nunca se sintió cómoda. Sus habilidades para con la aguja, el dedal y la tijera hicieron que siempre luciera -en cada una de las representaciones teatrales- un bonito, cuidado y lujoso vestuario, que confeccionaba personalmente a su medida. Ha sido una artista amateur de los pies a la cabeza, y lo afirmo Yo, que en algunas ocasiones he frecuentado los ambientes más críticos existentes hacia la cantante.

Cartel “Luisa Fernanda” (1983)

Esta sería la faceta mas conocida de Rosita Vicedo, pero nosotros queremos dejar constancia -y pese a su discreción y negativa a contarlo- de este punto y aparte en su vida y que merece ser citado en este artículo, porque muchas son las horas que ha dedicado hacia los desvalidos de alma, de corazón y a los impedidos físicos. A esas personas que le han pedido su ayuda, y a quién Ella siempre ha intentando corresponder. Su humanidad, los gestos sinceros y nobles, creo que siempre estarán presentes en cualquiera de sus actos. Porque la misericordia que emana de lo más adentro del ser y que nace espontáneamente como una necesidad espiritual no debe relatarse, porque ahí radica el bien. Simplemente detallaremos que a Rosita Vicedo, se la ha visto trabajando en pro de los Ancianos, del Grupo de la Hospitalidad de Lourdes, por los niños tuberculosos del Preventorio, a favor de la Cruz Roja, en la lucha contra el Cáncer,  en la Archicofradía de la Virgen de los Lirios y un largo etc… que consideramos mejor evitar por cuestiones éticas y respetuosas para con nuestra homenajeada.

Al valorar su vida, y durante una larga entrevista que mantuvimos con ella, pudimos obtener una personalísima confesión y que la define ampliamente: “Me hubiese gustado haber recibido la vocación divina, para poder dedicarme con total plenitud a los designios de la Providencia”. Quizás ese punto de humanidad interior es la que ha cautivado a los espectadores dentro y fuera de la escena, por eso siempre nos quedaremos con las tardes de gloria en el Teatro Calderón y Circo, y porqué no, con sus interpretaciones musicales en las iglesias alcoyanas, donde su voz de querubín, ha resonado y elevado hasta los recónditos lugares de las bóvedas celestiales infinitas plegarias de devoción. Alcoy entero se ha rendido ante su arte, convirtiéndola en una leyenda viva de la zarzuela local.

Coda Final:

Hoy, día 12 de Junio de 2019, se nos ha ido una querida alcoyana; ha marchado en silencio, sin ruido, sin cortar su última rosa para el manojo, sin esperar a que “Cosette” le musitara al oído… la lírica alcoyana, la música, estará siempre en deuda contigo. Un coro celestial, donde Pilar Mompó tocaba el órgano y Don Gregorio Casasempere el contrabajo, Fernando Bañó te ofrecía su brazo para cantar el dúo de Doña Francisquita, o Marcelino, tu querido “Marce” esperaba impaciente para darte ese abrazo de respeto y amor. Sin olvidar a Don Cirilo, tu confesor…

Adiós a la soprano, a la señora y a la mujer que se preocupó por los desvalidos, por su Preventorio Mariola-La Asunción, por el Cáncer, por los ancianitos del Hogar San José… Adiós a Rosita Vicedo Asensi.

 

JUAN JAVIER GISBERT CORTÉS

Tania Bou canta su primera ópera escenificada

Crónica de la función en Alicante de L’elisir d’amore publicada en El Nostre del pasado jueves 18 de abril

Momento de la función en Alicante (Foto: Cristina Beans)

Barón Scarpia. En el Paraninfo de la Universidad de San Vicente, con un salón abarrotado de un público ávido de escuchar a sus artistas, tuvo lugar la representación de L’elisir d’amore de Donizetti. Una noche memorable la celebrada el pasado miércoles día 10 de abril, y que se repetirá en el Teatro Castelar de Elda, la próxima semana.

Llegamos expectantes a la representación y la primera sorpresa fue disfrutar con una puesta en escena colorista e inspirada, que nos atrapó de inmediato. La música sonaba fluida, como antaño, cuando las vacas flacas merodeaban por los teatros (la Scala milanesa y el San Carlo napolitano representaban óperas acompañando a los cantantes al piano). El maestro Shlomo Rodríguez nos sorprendió, ya que sus dedos volaban ágiles y convertían el teclado en una gran orquesta.

La Coral Universitat d’Alacant muy bien, atenta en todo momento al devenir de la obra; y los solistas se entregaron desde el primer momento, destacando el buen hacer de un veterano Javier Rubio como Dulcamara, con un registro poco habitual para este cantante curtido en el mundo de la zarzuela y que desempeñó con grandísimo pundonor, abriendo de esta forma para su repertorio las interpretaciones como “basso buffo”; Lucía Candela (Gianetta) estuvo pizpireta y correcta; el Nemorino de José Manuel Delicado gozó de una excelente interpretación escénica y vocal; si bien  es un personaje muy exigente que requiere un poco más de pasión y mordiente en los agudos,  Delicado lo defendió con sutileza y buen hacer, resultando muy divertido en su visión del rol.

Trío protagonista de la ópera (Foto: Cristina Beans)

En cuanto al Belcore de Alejandro von Büren, debo afirmar que su juventud fue un desafío, encajando desde los primeros compases en el arrogante y presumido oficial militar. El registro de bajo, el timbre canoro y los graves resonaron ampliamente en la sala. Le auguramos un brillante porvenir como cantante lírico, ya que además posee dotes interpretativas que le ayudarán en el desempeño de otros trabajos. Bravo.

Hemos dejado a nuestra paisana y admirada Tania Bou para el final, ya que el buen arte está inmerso en ella. “De casta le viene al galgo”, si su abuelo Pepe Bou levantara la cabeza… Es joven, muy joven, pero su timbre es cristalino y su aprendizaje va por buen camino, elevándose cada día más alto. Afrontó la representación elegantemente, pisando fuerte sobre las tablas, y desde el primer momento se hizo dueña del escenario, en lo vocal y en la parte artística. Nos gustó mucho; además, muy importante en la música, nos emocionó, arrancándonos alguna lágrima. Un caballero entre el público afirmaba: “El esfuerzo y la pasión se vieron reflejados en el escenario anoche”. Como cierre, nos gustaría recordar que Tania forma parte de una saga teatral en la vida local durante buena parte del siglo XX, y que hoy se revalida en la voz de esta soprano.

Teatre, Música i Festa

Óscar Martínez serà el nou Ambaixador Moro des de la trilogia festera de 2020

Dos Ambaixadors: Juan Javier Gisbert i Óscar Martínez, homes units pel teatre i la Festa (Foto: Radio Alcoy)

PMB. Des del CIM Apolo i la Corporació Musical Primitiva donem la més sincera enhorabona al nostre company Óscar Martínez Albero per la seva designació com a nou Ambaixador Moro a partir del 2020. El resultat es va donar a conèixer ahir, dissabte 23, al Casal de Sant Jordi després de la celebració del concurs en el qual es van presentar sis aspirants. Des de l’any vinent substituirà en el càrrec a Juan Javier Gisbert Cortés, gran entusiasta i seguidor de La Primitiva, també.

Óscar és membre de la Filà Cordó, apart de trombonista i tresorer de la Junta Directiva de la nostra banda, dolçainer del Grup de Dolçainers i Tabaleters La Cordeta, formant part també del Quadre Artístic de l’Associació de Sant Jordi. Sense anar més lluny, l’any passat s’estrenava El alma de la fiesta, guanyadora en el concurs de sainets que organitza l’Associació i participant també en algunes edicions dels Monòlegs d’Alcoiania.

Óscar Martínez torna als ‘Monòlegs d’Alcoiania’

Últimes sessions de la vuitena edició al Teatre Principal amb la millor comèdia alcoiana

PMB. Per iniciativa de Radio Alcoy, El Nostre Ciutat i La Dependent amb col.laboració de la Unión Alcoyana i Paco Grau es celebra des de fa vuit anys al Teatre Principal els ja populars Monòlegs d’Alcoiana. El dimecres i dijous 3 i 4 d’octubre es representen les dues últimes sessions d’aquest cicle que ha estat presentat per Isabel Balaguer. El programa consta de les actuacions de Rosa Fraj amb un text propi; Julián Coloma amb text de Toni Santonja; i finalment, Óscar Martínez interpreta l’argument de Paco Agulló, que parla dels distints barris de la ciutat i del grau d’alcoiania de cadascú d’ells. (Teatre Principal, 20.30 h. http://www.ticketalcoi.com)

 

 

Estrena de “El alma de la fiesta” d’Óscar Martínez Albero

El Teatre Calderón acull l’estrena d’aquest sainet guardonat el passat octubre al Premi de Teatre Fester de l’Associació de Sant Jordi

OMA. Deia l’escriptor francès Victor Hugo, “el cuerpo humano no es más que apariencia, y esconde nuestra realidad. La realidad es el alma”. Però que passaria si eixa ànima es modificara lleugerament?, es modificaria també la nostra realitat?. Tal volta ens ho puguen contar Markel, Mariluz i Florian. Tres persones que voran com la seua vida, la seua rutina, varia de forma inesperada. El alma de la fiesta, escrita per Óscar Martínez, dirigida per Marisa Albero, i posada en escena pel Quadre Artístic de l’Associació de Sant Jordi, ens conduirà, en clau d’humor, per la vida de quatre personatges que no tenen absolutament res en comú, però que veuen com la vida pot fer que quatre persones desconegudes, siguen unes part dels altres.

Canvis, sorpreses, esperança, solidaritat, rialles, inclús llàgrimes, es barregen en aquesta obra que, sense dubte, no deixarà indiferent a ningú.

FUNCIONS: Divendres 13 d’abril (20.30 h.) i dissabte 14 (18 i 20.30 h.) http://www.ticketalcoi.com

 

Enhorabona, Óscar Martínez

El músic, actor i, ara també, escriptor rep el Premi de Teatre Fester de l’Associació de Sant Jordi

PMB. El nostre company Óscar Martínez Albero, torna després de dues setmanes a l’actualitat teatral local ja que ha guanyat la 29 edició del premi de teatre fester organitzat per l’Associació de Sant Jordi, dotat amb 2.700 €. El títol de la seua obra, El alma de la Fiesta ens conta com els òrgans donats per un alcoià fan molt més que salvar la vida de persones d’altres indrets d’Espanya.

Enguany tinc càrrec, d’Antonio Llopis Candela, és el títol de l’obra que ha anat per darrere de la guanyadora a qui el jurat ha concedit un accèssit de 600 euros.

El jurat del premi format pel director de El Nostre, Luis Peidro; l’escriptor i professor, Jordi Botella; els actors Raül Roldán i Amparo Casabuena, el conseller de l’Associació, José Jorge Montava i el cronista, Ignacio Lara, ha destacat l’originalitat d’aquesta obra que serà estrenada al Teatre Calderón en el Festival de Teatre Fester del mes d’abril.