Una nova donació per a La Primitiva

La família de l’oboista Miguel Bou Llàcer ha cedit música per a l’arxiu històric de La Primitiva

Miguel_Bou_Llacer
Miguel Bou Llácer (Alcoi, 1921-1962)

 

PMB. Des del CIM Apolo volem agrair i difondre la donació que ha tingut a bé realitzar els familiars de qui va ser oboè de La Primitiva, Miguel Bou Llácer (Alcoi, 1921-1962). Va ingressar a la banda en 1935 i després de la guerra civil, ja apareix com a corn. Va pertànyer a alguna companyia lírica a jutjar pels papers donats, no sabem si seria el ‘teatret de Apolo’, que va tindre el seu major esplendor en els anys 30.

Ja com oboè, és conegut també per ser el músic que escrivia i recitava els poemes abrilenys festius en els inicis dels concerts de Rams en la dècada dels 50 mentre La Primitiva estrenava les primeres obres d’Amando Blanquer. L’escriptor Adrián Miró (1) així ho consta en la seva biografia del mestre Blanquer: ”Otra obra de esta época alcoyana fue la Fiesta Gitana, esbozo de poema sinfónico para banda, con no pocas concesiones de fácil folklore, muy en consonancia con las películas andaluzas de Miguel Ligero y Estrellita Castro, de las que abusaba el cine español de aquellos tiempos. Un amigo, Miguel Bou, redactó un prólogo literario, que leyó con su voz campanuda de actor de las Fiestas en el habitual “repaso de pasodobles” que se celebra todos los años antes de la festividad de San Jorge”. L’oboista i rapsoda també és conegut per posar lletra al pasdoble de Gregorio Casasempere Juan, Peña Fontilles (1952).

Música_Miguel_BouEn el material donat apareix el mètode d’oboè publicat en 1870 d’Enrique Marzo y Feo i el famós mètode de solfeig de Hilarión Eslava. La sarsuela és àmpliament representada amb els papers de les veus de Los gavilanes, La tabernera del puerto o Maruxa editades per Unió Musical Española, S.A.  En els materials manuscrits ja apareix escrit per ell mateix el paper de baríton de La del manojo de rosas.

Novament, estem agraïts per esta donació animant a tots aquells que poden contactar amb nosaltres si tenen partitures a casa que puguen ser importants i d’interès amb valor històric.

(1) MIRÓ, Adrián: Amando Blanquer, en su vida y en su música, pág. 17 (Obra Cultural caja de Ahorros de Alicante y Murcia, 1984)

Homenaje: Rosita Vicedo, lírica y caridad

Con motivo del fallecimiento de la cantante lírica, publicamos este artículo de Juan Javier Gisbert Cortés que vio la luz en la revista Lilia de 2006 junto con un emotivo añadido final. Descanse en paz.

Rosita Vicedo Asensi, recientemente fallecida

Conocí a Rosita Vicedo Asensi allá por los años finales de los setenta, cuando la Transición Democrática se estaba desarrollando, cuando todavía nuestra Constitución no había nacido, eran momentos convulsos, tensos, casi presagiaban el final de épocas pretéritas. Por aquellas calendas el nombre de Rosita Vicedo ya sonaba como un gran hito en la lírica amateur alcoyana. Los aficionados comarcales recordaban cariñosos y nostálgicos aquellos Bohemios (1954) o su querida zarzuela La del Manojo de Rosas (1954), fueron sus primeros pasos, aquellas partituras a las cuales siempre permanecerá unida. Hablar de Pilar Mompó -la excelente pianista- o de Gregorio Casasempere Juan -el popular director y compositor- será mencionar algunos de los nombres que la rodearán constantemente en su buen quehacer musical, así como su tutor espiritual, el sacerdote Cirilo Tormo Durá, gran amigo de la familia Fuster-Vicedo.

Rosita fue una soprano nacida en la alcoyanísima calle de la Cordeta, muy cerca de la emisora Radio Alcoy-E.A.J. 12, en el edificio “Barchellet”, donde su padre desempeñaba el cargo de chofer. De su madre Amalia aprendió el difícil arte de cantar, de expresar el contenido de la partitura -porque así lo ha hecho siempre Rosi-, ya que su progenitora fue una aventajada soprano de Xixona, de bellísima voz, quien en sus años de juventud interpretó algunos papeles solistas, citando de entre ellos El puñao de rosas.

Pronto nuestra amiga, destacó en el Coro Femenino de San Roque y de la mano de Doña Pilar Mompó debutó como solista, cantando “Reverie” de Schubert. En las celebraciones eucarísticas sanroquianas la voz de La Vicedo fue sonando con ímpetu, cautivando a los feligreses. En enero de 1954, y sobre las tan recordadas tablas del Teatro Circo se representó Bohemios de Amadeo Vives, contando como pareja con el tenor y paisano Antulio Abad. El actor de carácter Emilio Vilaplana “Capeta”, sería el encargado de dirigir escénicamente el conjunto. Aplausos y grandes comentarios tuvieron las dos funciones de aquel frío martes de invierno. La recaudación de la misma fue a beneficio del Asilo de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de Alcoy.

Y como una premonición, como un designio del cielo, Rosita siguió cantando siempre a beneficio de alguna entidad necesitada, pensando siempre en ofrecer las notas de su garganta en pro de los centros dedicados a crear el bien. A estas zarzuelas y en el mismo año le siguieron títulos tan conocidos y populares como: La Gran Vía, La Revoltosa, La canción del olvido o su celebérrima La del manojo de rosas. Alternó en escena con Enrique Llácer, Antulio Abad, Enrique Ferre o Francisco Baldó, siendo dirigida por la batuta del citado Casasempere o por el casi hoy olvidado Castro Gamarra.

Pero los amores llegan, y la jovencita Rosita se enamora perdidamente de Marcelino Fuster Cano, un hombre con quién compartirá toda su vida, hasta el momento del adiós terrenal, acontecido en 1990. Antes de unirse en matrimonio con Marce en 1958, cantará la partitura de Sorozábal -y con ella serán mas de treinta las ocasiones- donde encarnaría el papel de la florista Ascensión. Después del enlace eclesiástico, la soprano dejó los escenarios, su esposo no se mostraba muy de acuerdo con verla maquillada sobre las candilejas de los teatros. Eran otros momentos, otras modas, periodos muy diferentes a los actuales, para ellos tendremos que pensar en pretérito y podremos comprender su alejamiento escénico. Tampoco sirvió para nada aquella carta firmada por Marcos Redondo -el legendario barítono español- quién le preguntaba en unas emotivas líneas: ¿No le interesaría una pequeña tournée con este humilde barítono?

Pero sus trinos, gorjeos y agudos siguieron sonando en las iglesias, en los conventos, en las  celebraciones dedicadas al Señor o a la Santísima Madre. Ella estrenó en Alcoy -en bodas y bautizos- el Ave María de Gounod, su gran caballo de batalla o el Panis Angelicus de Cesar Franck. Esporádicamente actuaría con Baldó -con quién le unió una perfecta y armónica simbiosis vocal- en las fiestas de San Roque o en algún festival en el Cine-Teatro Goya. También cantó en el Círculo Industrial, compartiendo terna con el tenor profesional y gran amigo suyo, Fernando Bañó Ferrando (1977). Durante los veintitrés años que permaneció alejada del “glamour” de la escena, dedicó su vida a los actos caritativos, a esas grandes cosas que salen del alma y que nunca se cuentan, aquellas de “entregarse por el bien del desvalido”. Porque Rosita es una persona de firmes convicciones espirituales, donde la constante de su vida ha sido “Una obra de amor” hacia los demás.

«La del manojo de rosas» (1980)

Con las Bodas de Plata de la Casa de Reposo Mariola-La Asunción -nuestro querido Preventorio-, se propuso -a sugerencia de Juan Jover Pascual- la reposición de La del manojo de rosas, pero con un bonito aliciente, que fuese interpretado por los mismos que la estrenaron allá por 1954. La idea cuajó y todos juntos como una piña se pusieron manos a la obra, en esta ocasión dirigidos escénicamente por Candela Reig y musicalmente por Casasempere Gisbert. El salón de actos del colegio de San Roque albergó los ensayos; las ilusiones afloraban en la piel y puedo afirmarlo porque fui testigo de la puesta en escena y de las noches previas al estreno, acontecido el 4 de Octubre de 1980. Tal fue el éxito cosechado que después de varias representaciones, se vieron obligados a llevar la función sobre el escenario del Teatro Circo. Aquel bellísimo espacio escénico que desapareció por “algunos intereses políticos y quién sabe si urbanísticos que nunca han sido esclarecidos” y que quizás algún día podamos conocer. Pero esto es madera para tratar en otros foros.

Alcoy se rindió ante La Vicedo, de nuevo todos esperaban verla en escena y seguidamente vinieron grandes títulos: Luisa Fernanda (1983), Bohemios (1985), La Calesera (1987), La Montería (1989), El Rey que rabió (1990), y La del manojo de rosas (1990), así como su homenaje de despedida en la Antología de la Zarzuela de 1992, compartiendo estrellato con Miguel de Alonso, Ignacio Encinas, Mario Ferrer, Juan Piqueras, Antonio Olcina, Pilar Blanes, José Zamora o el veterano Baldó.

Un joven Juan Javier Gisbert y Rosita Vicedo (Foto cedida por Juan Javier Gisbert)

Nuestra soprano debemos catalogarla de lírico ligera (aunque siempre se la ha definido como Tiple Ligera), de bonita y dulce voz, bien timbrada, de frescos acentos, con una clara dicción que la hizo entender en todo momento. Su fraseo fue convincente, y debemos asegurar que sintió todos y cada uno de los papeles que interpretó, consiguiendo atraer constantemente la atención del público. Aunque acusada en algunos sectores críticos “de Diva”, creo que debemos definirla como una perfeccionista “in extremis”, cosa que la hizo ser exigente con todos sus compañeros y directores. Tuvo un amplio registro sonoro, aunque en las zonas extremas nunca se sintió cómoda. Sus habilidades para con la aguja, el dedal y la tijera hicieron que siempre luciera -en cada una de las representaciones teatrales- un bonito, cuidado y lujoso vestuario, que confeccionaba personalmente a su medida. Ha sido una artista amateur de los pies a la cabeza, y lo afirmo Yo, que en algunas ocasiones he frecuentado los ambientes más críticos existentes hacia la cantante.

Cartel «Luisa Fernanda» (1983)

Esta sería la faceta mas conocida de Rosita Vicedo, pero nosotros queremos dejar constancia -y pese a su discreción y negativa a contarlo- de este punto y aparte en su vida y que merece ser citado en este artículo, porque muchas son las horas que ha dedicado hacia los desvalidos de alma, de corazón y a los impedidos físicos. A esas personas que le han pedido su ayuda, y a quién Ella siempre ha intentando corresponder. Su humanidad, los gestos sinceros y nobles, creo que siempre estarán presentes en cualquiera de sus actos. Porque la misericordia que emana de lo más adentro del ser y que nace espontáneamente como una necesidad espiritual no debe relatarse, porque ahí radica el bien. Simplemente detallaremos que a Rosita Vicedo, se la ha visto trabajando en pro de los Ancianos, del Grupo de la Hospitalidad de Lourdes, por los niños tuberculosos del Preventorio, a favor de la Cruz Roja, en la lucha contra el Cáncer,  en la Archicofradía de la Virgen de los Lirios y un largo etc… que consideramos mejor evitar por cuestiones éticas y respetuosas para con nuestra homenajeada.

Al valorar su vida, y durante una larga entrevista que mantuvimos con ella, pudimos obtener una personalísima confesión y que la define ampliamente: “Me hubiese gustado haber recibido la vocación divina, para poder dedicarme con total plenitud a los designios de la Providencia”. Quizás ese punto de humanidad interior es la que ha cautivado a los espectadores dentro y fuera de la escena, por eso siempre nos quedaremos con las tardes de gloria en el Teatro Calderón y Circo, y porqué no, con sus interpretaciones musicales en las iglesias alcoyanas, donde su voz de querubín, ha resonado y elevado hasta los recónditos lugares de las bóvedas celestiales infinitas plegarias de devoción. Alcoy entero se ha rendido ante su arte, convirtiéndola en una leyenda viva de la zarzuela local.

Coda Final:

Hoy, día 12 de Junio de 2019, se nos ha ido una querida alcoyana; ha marchado en silencio, sin ruido, sin cortar su última rosa para el manojo, sin esperar a que “Cosette” le musitara al oído… la lírica alcoyana, la música, estará siempre en deuda contigo. Un coro celestial, donde Pilar Mompó tocaba el órgano y Don Gregorio Casasempere el contrabajo, Fernando Bañó te ofrecía su brazo para cantar el dúo de Doña Francisquita, o Marcelino, tu querido “Marce” esperaba impaciente para darte ese abrazo de respeto y amor. Sin olvidar a Don Cirilo, tu confesor…

Adiós a la soprano, a la señora y a la mujer que se preocupó por los desvalidos, por su Preventorio Mariola-La Asunción, por el Cáncer, por los ancianitos del Hogar San José… Adiós a Rosita Vicedo Asensi.

 

JUAN JAVIER GISBERT CORTÉS

«La Generala», a escena por la Agrupación Lírica El Trabajo

Única sesión en el Teatre Calderón, el sábado 4 de marzo a las 19 h. con Tania Bou y Javier Pérez

generalaPMB. El sábado 4 de marzo a las 19 h. se estrena el nuevo montaje de la Agrupación Lírica El Trabajo, la zarzuela La Generala con música de Amadeo Vives y libreto de Guillermo Perrín y Miguel de Palacios. Enrique J. Peidro se encarga de la dirección musical y coros; Ramón Micó, de la dirección escénica, y los ballets los dirige Inma Cortés.

Los principales papeles están representados por Tania Bou, Charo Martos, Jovi Gonzálbez, Javier Pérez, Elisa Santonja, Jordi Sempere y Ángel Pérez. Esta famosa zarzuela para algunos y opereta para otros fue estrenada en 1912.  (Precio de las entradas: 20 y 23 euros (público general). A la venta en la Agrupación Lírica ‘El Trabajo’ de lunes a viernes de 11 a 13 horas y de 17 a 19 horas (965542208). También a la venta en taquilla y a través de la web http://www.instanticket.es.)

«La parranda», nueva producción de la Agrupación Lírica El Trabajo

La zarzuela se representa los días 20 y 21 de Mayo en el Teatre Calderón

La_parrandaPMB. El viernes 20 y sábado 21 de mayo a las 19 h. se estrena el nuevo montaje de la Agrupación Lírica El Trabajo, la zarzuela La parranda con música de Francisco Alonso y libreto de Luis Fernández Ardavin. Gregorio Casasempere Gisbert se encarga de la dirección musical; Camilo Candela, de la dirección escénica; Alfonso Marco, director de los coros, y los ballets los dirige Inma Cortés. Los principales papeles están representados por Gemma Soler, Charo Martos, Javier Galán, Eugenio Valls, Miguel Martí, Jordi Sempere y Ángel Pérez. Esta famosa zarzuela fue estrenada en el Teatro Calderón de Madrid el 26 de abril de 1928, siendo su fragmento más popular el Canto a Murcia.  (Precio de las entradas: 20 y 23 euros (público general). A la venta en la Agrupación Lírica ‘El Trabajo’ de lunes a viernes de 11 a 13 horas y de 17 a 19 horas (965542208). También a la venta en taquilla y a través de la web http://www.instanticket.es.)

La sarsuela, protagonista del darrer concert de la temporada

Oferim una breu introducció sobre el gènere de la «sarsuela» i unes dades biogràfiques del autors de les obres a interpretar per La Primitiva, dirigida per Àngel Lluís Ferrando, al concert d’estiu com a cloenda de curs dedicat al «género chico» el diumenge 5 de juliol

Llibret de El jardín de Falerina de Calderón de la Barca
Llibret de El jardín de Falerina de Calderón de la Barca

PMB. La sarsuela és un gènere musical escènic netament espanyol en què es barregen parts instrumentables, vocals i parlades. El seu nom deriva del nom del palauet o pavelló de caça, envoltat d’esbarzers («zarzas» en castellà), on al segle XVII es representaven per a la cort espanyola històries amb temàtica mitològica. La música de les primeres sarsueles s’ha perdut, si bé coneixem molts dels seus títols i els noms dels seus autors, destacant El jardín de Falerina amb música de Juan Hidalgo i llibret de Pedro Calderón de la Barca.

La primera sarsuela de la qual es conserva prou música com per tenir una idea clara de com era el gènere en el XVII era Los celos hacen estrellas (1672) de Juan Hidalgo i Juan Vélez.

Després vindrien les adaptacions dels drames italians a l’espanyol com Veneno es de amor la envidia de Sebastián Durón, venint amb el regnat de Carles III la tradició popular amb els sainets de Ramón de la Cruz. La primera sarsuela de tema costumista seria Las segadoras de Vallecas (1768). Amb la mort d’aquest autor, hi va haver una continuiat amb El novio y el concierto y El ventorrillo de Crespo amb llibret de Manuel Bretón de los Herreros i música de Basilio Basili o La mensajera de Gaztambide.

Juan Hidalgo (Madrid, 1614-1685) es considera autor de la primera sarsuela espanyola Los celos hacen estrellas amb llibret de Vélez de Guevara
Juan Hidalgo (Madrid, 1614-1685) és autor de les primeres sarsueles conservades Los celos hacen estrellas amb llibret de Vélez de Guevara

La sarsuela té dues manifestacions importants: el gènere breu o «chico», obres amb personatges populars de Madrid en un sol acte, propi del «teatre per hores»; i la «gran sarsuela», obres en diversos actes pròximes a l’òpera gran. Però en aquest gènere líric també es distingeixen les obres per l’argument; estan les de tema madrileny, amb el seu llenguatge castís, són les més típiques (La verbena de la Paloma, Agua, azucarillos y aguardiente y La Revoltosa) que també inclou obres extenses (Doña Francisquita i La Chulapona); les regionals són les més costumistes o folklòriques (La del Soto del Parral, La rosa del azafrán i La patria chica) i les d’opereta més d’àmbit europeu (La Generala, La canción del olvido i Bohemios).

 

El Teatro Apolo (1873-1929), fou juntament amb el Teatro de la Zarzuela els escenaris emblemàtics d'aquest gènere
El Teatro Apolo de Madrid (1873-1929), fou juntament amb el Teatro de la Zarzuela els escenaris emblemàtics d’aquest gènere

La sarsuela com tot gènere evoluciona i canvia segons els gustos dels seus espectadors; al segle passat gaudeixen de gran acceptació obres com Jugar con fuego de 1851 o El duo de la Africana de 1893, mentre que, posteriorment, el públic s’entusiasma amb altres més properes al vaudeville com La gatita blanca de 1907 o La corte de Faraón de 1910.

El gènere experimenta un declivi en els anys 40 destacant, entre d’altres, Doña Francisquita de Amadeo Vives, La canción del olvido de José Serrano, El caserío de Jesús Guridi, Las golondrinas de José María Usandizaga i Luisa Fernanda de Federico Moreno Torroba.

 ELS AUTORS

Juntament amb la Gran Fantasía de La Revoltosa del villener Ruperto Chapí, tres són els autors protagonistes d’aquest concert: Tomás Bretón del que s’interpreta la 1ª Gran Fantasía de La Verbena de la Paloma (1894) amb el subtítol de El boticario y las chulapas y celos mal reprimidos; Gerónimo Giménez amb una selecció de La Tempranica (1900); i, per últim, Jesús Guridi amb l’intermedi de La Meiga (1928) i el preludi del segon acte de El Caserío (1926).

Tomás Bretón (Salamanca, 1850-Madrid, 1923)
Tomás Bretón (Salamanca, 1850-Madrid, 1923)

TOMÁS BRETÓN

Nascut el 1850, aquest compositor que va ser també director i violinista, inicia els seus estudis a Salamanca, la seva ciutat natal, traslladant-se a Madrid per estudiar al conservatori amb Arrieta. Per subsistir, va haver de guanyar-se la vida tocant en cafès i teatres. En 1874 va obtenir el premi de composició. Uns anys més tard va aconseguir una beca per ampliar els seus estudis a Roma. Ja de tornada a Madrid, va ser nomenat director d’orquestra del Teatro Real i de la Unión Artística Musical i, en 1901, professor de composició del conservatori, del que dos anys més tard va ser director.

Va tenir com a alumnes a Pau Casals i Manuel de Falla. El seu pas per Europa va portar a Espanya idees i voluntat sinceres de renovació, premsant sobretot en una gran òpera espanyola. Tot i posseint una sòlida formació acadèmica, les seves ambicions es van demostrar utòpiques a Espanya, on només s’havia acceptat l’òpera italiana. Encara que la seva fama es deu al gènere líric, la música de cambra de Bretón és de gran qualitat, amb un tractament harmònic bastant audaç per a la seva època: 3 quartets de corda, un quintet amb piano, un concert per a violí, música coral i religiosa i música simfònica són exemples d’això. Del conjunt de la seua obra operística destaquen Los amantes de Teruel (1900), Garín (1892) i La Dolores (1895), l’única que es conserva, i les seues més de trenta sarsueles, entre les que sobresurt la més popular de totes La Verbena de la Paloma (1894).

GERÓNIMO GIMÉNEZ

Gerónimo Giménez (Sevilla, 1854-Madrid, 1923)
Gerónimo Giménez (Sevilla, 1854-Madrid, 1923)

Fill d’un modest violinista, va rebre les primeres lliçons de solfeig, violí i piano del seu pare, amb el qual sent encara molt nen es va traslladar a Cadis, on va rebre lliçons d’harmonia i composició de Salvador Vinegra.
Precoç virtuós del violí, als dotze anys ja va ser admès com a primer violinista del Teatro Principal de Cadis. Als disset anys, va dirigir per primera vegada diverses òperes, i va obtenir amb això ressonants triomfs, malgrat la seva poca edat. Als vint va guanyar una beca concedida per la Diputació de la província, amb la qual es va traslladar a París per ampliar estudis al Conservatori.
A la capital de França va ser condeixeble de Debussy, al que va vèncer en els exàmens de final de curs en quedar l’espanyol primer i segon el genial compositor francès. Acabats els seus estudis, Gerónimo Giménez va recórrer Itàlia i va tornar després a Espanya portant amb si unes obres simfòniques que li van ser estrenades a Madrid per una orquestra dirigida per Monasterio. Va ser director del Teatro Apolo, de Madrid, i va conduir repetides vegades l’orquestra del Teatro Real.
En deixar-la el mestre Bretón, va prendre la direcció de la Simfònica de Madrid al capdavant de la qual va collir grans èxits. Atret pel teatre, Gerónimo Giménez va deixar la música gran per dedicar-se a compondre sarsueles, gènere més fàcil i millor remunerat, en què va deixar l’empremta del seu geni en partitures d’autèntica qualitat, com ara El baile de Luis Alonso i Las bodas de Luis Alonso, que han quedat com a pàgines de concert. Requerit per l’èxit, va compondre nombroses obres del mateix gènere, algunes en col·laboració amb Amadeo Vives.

JESÚS GURIDI

Jesús Guridi (Vitòria, 1886-Madrid, 1961)
Jesús Guridi (Vitòria, 1886-Madrid, 1961)

Besnet del famós compositor Nicolás Ledesma, va prendre els seus primers cursos de música a Bilbao, on va compondre les seves primeres partitures i va guanyar els Jocs Florals de 1902. Va estudiar amb Vincent d’Indy a la Schola Cantorum de París, amb Joseph Jongen a Brussel·les i amb Otto Neitzel a Colònia. Va tornar a la capital biscaïna en 1909, per fer-se càrrec de la Sociedad Coral Bilbaina i alternar la seva carrera de director d’orquestra amb la d’organista. El 1914 va guanyar una càtedra en el Conservatori de Madrid, amb el qual va estar vinculat fins a la seva mort.
Autor d’una extensa i variada obra, Jesús Guridi va conrear diferents gèneres musicals. Va combinar peces per a arpa, txistu o piano amb composicions orquestrals, com La aventura de Don Quijote (1915), Diez melodías vascas (1941), o Sinfonía pirenaica. Va concebre també una obra coral titulada Eusko Irudariak (Escenas vascas) (1922) però, tot i això, Guridi va ser bàsicament conegut per les seves incursions en el món del teatre musical i de la sarsuela.
Mirentxu (1911) va ser la seva primera sarsuela. Es va estrenar a Bilbao i va comptar amb la col·laboració de l’escriptor Jesús María Arozamena, en l’elaboració dels textos. En Amaya (1920) l’autor va partir de l’escriptura de Francisco Navarro Villoslada, per redactar part del llibret en basc i deixar-se influenciar per l’estil de Wagner. Captivat per les escenes de tipus costumista i pel folklore basc, Jesús Guridi va escriure la seva tercera obra musical el 1925, titulat El caserío.
Altres peces de teatre musical compostes per l’autor són La meiga (1928), basada en el cançoner gallec, La cautiva (1931), Mandolinata (1934), recollint part de les cançons renaixentistes italianes, Mari Eli (1936), La bengala  (1939), el sainet Déjame soñar (1943), Peñamariana (1944), on recrea diverses farses de Salamanca, i la comèdia La condesa de la aguja y el dedal(1950).
L’activitat creadora del mestre basc va estar sempre marcada pel perfeccionisme dels seus treballs i per la seva incessant recerca de noves sonoritats, prenent com a punt de partida els motius de la cançó popular basca. Jesús Guridi va acumular nombrosos guardons al llarg de la seva vida. Va dirigir, a més, el Conservatori de Madrid, va ser membre de la Reial Acadèmia de Belles Arts i va exercir com a directiu de la Societat General d’Autors. 

WEBGRAFIA CONSULTADA:

http://www.biografiasyvidas.com

http://www.zarzuelerias.blogspot.com

http://www.lazarzuela.webcindario.com

 

Zarzuela en homenaje a Chueca en el Calderón

Éxito de «Agua, azucarillos y aguardiente» por la Agrupación Lírica El Trabajo y la Orquesta Sinfónica Alcoyana

 PMB

Zarzuela2014-2
Gregorio Casasempere y Maria José Pérez

Los pasados 16 y 17 de Mayo se representó en el Teatro Calderón la zarzuela Agua, azucarillos y aguardiente en homenaje a su autor Federico Chueca junto con fragmentos de La Gran Vía y El bateo, a cargo de la Agrupación Lírica El Trabajo y la Orquesta Sinfónica Alcoyana, dirigida por Gregorio Casasempere Gisbert. El director del coro fue Alfonso Marco y la parte escénica fue coordinada por María José Pérez.

Zarzuela2014-1
Tania Bou en plena representación (Fotos: David Alcaraz)

Fue interpretada entre otros por Elisa Santonja, Silvia Aleixandre, Agustín Soler y nuestros Tania Bou y Javi Valls. También participó el ballet de Inma Cortés.